Reseña
The Post
por Pablo Andrade

23 de febrero de 2018

La película número 32 de Steven Spielberg viene a confirmar algo que no es del agrado de todo mundo, pero no por ello es menos cierto: el llamado “Rey Midas de Hollywood” es un maestro de la narrativa cinematográfica. A veces, la carga ideológica sus filmes o su persistencia en que los “buenos valores americanos” sean los verdaderos protagonistas de sus historias puede conducir al hartazgo del espectador que está cansado de que lo políticamente correcto sea enaltecido en los filmes estadounidenses —específicamente en los de Spielberg. Sin embargo, en el caso de su nueva película titulada The Post, la maestría del cineasta y su madurez como artista hacen que estos elementos, que algunos podrían considerar melosos o lacrimógenos, no sólo no sean estorbosos, sino que luzcan verdaderamente necesarios en un filme que destaca por tocar temas de gran interés en el debate público actual.

 

The Post nos cuenta la historia real de Katherine Graham (Meryl Streep), dueña del Washington Post, y de Ben Bradlee (Tom Hanks) su editor en jefe durante los años en los que el periódico alcanzó fama internacional por sacar a la luz los famosos Pentagon Papers y el escándalo Watergate, reportajes que dañarían irremediablemente la imagen del presidente Nixon y que lo llevarían a renunciar a su cargo en 1974. 

 

Particularmente, Spielberg narra los eventos que condujeron al Post a retomar el reportaje iniciado por el New York Times en 1971, en el cual se publicaron documentos clasificados que evidenciaban el encubrimiento sistematizado del gobierno estadounidense respecto a la inviabilidad de ganar la Guerra de Vietnam. Ante el creciente repudio público, el presidente Nixon, quien no quería convertirse en el primer mandatario de su país en perder una guerra, se apresuró a desplegar toda una maquinaria legal que llevó al Times a detener las publicaciones. Sin embargo, tan sólo unos días después de que la orden obligara a los periodistas a desistir so pena de ser considerados traidores e ir la cárcel, el Washington Post continuó haciendo públicos los documentos del Pentágono. 

En general, la cinta es una apasionada (y algo nostálgica) defensa del periodismo que busca a toda costa servir al pueblo antes que a los gobernantes. Este ideal es magníficamente capturado por el personaje de Hanks, quien desde su puesto de editor busca enconadamente que el Washington Post continúe publicando a pesar de los riesgos latentes. El actor de 61 años sigue demostrando que es uno de los intérpretes más completos de Hollywood al dotar a su personaje de mucho dinamismo y energía.

Sin embargo, el epicentro del filme es, sin duda, el personaje de Meryl Streep ya que en ella recae todo el peso dramático de la historia. Precisamente uno de los grandes aciertos de Spielberg es centrar el filme en la figura de Katherine Graham y no en la de Bradlee, ya que nos permite apreciar un cariz completamente distinto del dilema que enfrentó el Post a la hora de decidir si debían publicar a pesar de la restricción. De esta manera, la película no sólo se trata sobre la importancia de defender la libertad de expresión de la prensa, sino de la difícil posición que enfrentaron mujeres como Katherine Graham, quien a pesar de contar con importantes capitales sociales y económicos —y de ser, de hecho, la dueña del periódico— tuvo que enfrentar el ninguneo de la mesa directiva integrada en su totalidad por hombres que no consideraban que una mujer tuviera la capacidad de tomar una decisión tan importante.

El trabajo actoral de Streep es realmente magistral y nos recuerda que en muchos casos las mejores interpretaciones no son siempre las que destacan por utilizar recursos físicos vistosos o altisonantes, sino aquellas que se centran en la expresividad de la mirada, las posturas corporales y en general en la capacidad de interiorizar el drama emotivo de los personajes.

En cuanto a la dirección de Spielberg no sobra decir que la película funciona con la precisión de un reloj; y es que The Post es una auténtica lección de lenguaje cinematográfico. El director utiliza de manera verdaderamente vertiginosa y solvente todo tipo de planos y una edición con gran ritmo narrativo. Asimismo, la excelente música de John Williams ayuda a redondear la atmósfera que Spielberg otorga a su película y apuntala un relato tan tenso cuanto apasionante.

Así pues, el cineasta estadounidense logra con una excelente película que viene a unirse a otras cintas de su filmografía como Lincoln (2012) y Bridge of spies (2015) en las que se decanta por contarnos historias de personajes que luchan por los derechos civiles y que eligen el camino de defender las causas nobles de la sociedad. Sin embargo, The Post se destaca entre ellas por su posición feminista y por ser una airada defensa del periodismo en una época en la que Estados Unidos cuenta con un presidente abiertamente misógino e intolerante con la prensa que no piensa como él.

Finalmente, aunque Spielberg no se contiene de incluir escenas que sus detractores suelen considerar demasiado azucaradas —como aquella en la que Meryl Streep camina entre un grupo de mujeres jóvenes que la miran como a una heroína—, ver su película me recordó que el cine se trata fundamentalmente de imágenes y que las suyas se quedan por mucho tiempo en la memoria del espectador. The Post es el recordatorio de que no todas las películas políticamente correctas son malas y en este caso se trata de un filme absolutamente necesario.

 

  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • Instagram - Black Circle

Puede suspender la suscripción en cualquier momento en contacto@cinematografo.mx

 

Con excepción de los escritos del equipo editorial, las opiniones en los textos son responsabilidad de los autores y no representan el punto de vista de CINEMATÓGRAFO.

CINEMATÓGRAFO. 2017-2019.

Este sitio fue elaborado de acuerdo con las disposiciones del Art. 148, fracción III, de la Ley Federal del Derecho de Autor de los Estados Unidos Mexicanos. Sin embargo, si usted considera que su trabajo está protegido por derechos de autor y es accesible en este sitio, y constituye una violación a las disposiciones legales o a sus derechos, notifíquenos y lo retiraremos a la brevedad. Puede escribirnos por correo electrónico a contacto@cinematografo.mx o en nuestras redes sociales, por mensaje directo, vía Facebook, Twitter e Instagram.