Reseña
Promising young woman
por O. Brauer

25 de abril de 2020

PYW5.jpeg

Promising Young Woman (2020) de Emerald Fennell cuenta un episodio en la vida de Cassie (Carey Mulligan) que todavía vive con sus papás y por las noches sale a bares, donde actúa como borracha a la espera de que hombres se acerquen supuestamente a ayudarla para después aprovecharse de ella; pero antes de que abusen su semblante cambia a sobrio y entonces se enfrenta a ellos, no necesariamente con violencia (aunque la peli lo deja un poquito a la imaginación), y recrimina sus acciones: cuestiona a supuestos hombres normales y buenos que no serían capaces de lastimar a una mujer, y de todos modos lo hacen. Cada uno de sus encuentros son registrados en una libretita. Es una venganza en honor a su mejor amiga: Nina Fisher. 

Ambas eran jóvenes promesas de la medicina gringa, pero abandonaron su carrera cuando Nina fue víctima de una violación. No fue en un lugar desconocido, sino en una fiesta en los dormitorios de la uni, por un compañero de clase, y con otros como testigos; pues los que no participaron rieron, grabaron y compartieron el video mientras ella estaba borracha, inconsciente. La directora de medicina no le dio importancia al caso y en la corte también fracasó por la astucia de un abogado (Alfred Molina), que presionó a los actores involucrados hasta beneficiar al victimario.

Las secuelas del trauma llevaron a Nina al suicidio y a Cassie a la depresión; y a buscar algo de redención aleccionando a hombres sobre cómo sus acercamientos aparentemente inofensivos evolucionan a abusos claros, dolorosos, violentos e inadmisibles. Cassie no busca venganza contra aquellos que participaron en la violación de su amiga, porque el caso ya fue desestimado y porque el victimario aparentemente no se encontraba en el país. Pero un día los responsables llaman a la puerta: un excompañero de clase convertido en pediatra (Bo Burnham) la invita a salir en la cafetería donde trabaja. Después de mucho insistir Cassie cede y en la conversación ella se da cuenta que el victimario, Al Monroe (Chris Lowell), está de vuelta y es un exitoso médico que celebrará su feliz matrimonio en las próximas semanas. Esto desencadena en Cassie más sed de venganza. 

Promising Young Woman habla de un problema que solemos ignorar. La mayoría de los responsables de la violencia contra las mujeres son personas cercanas a la víctimas. Como bien dice un informe de ONU Mujeres de 2018, el hogar es el lugar más peligroso para las mujeres, ya sea que este hogar se entienda para algunas como el empleo, la casa o la escuela: ya que los victimarios son en la mayoría de las veces colegas de trabajo, compañeros de clase, amigos, primos, hermanos, tíos, padres, abuelos, parejas, novios, esposos. La desestimación sistemática de las víctima, impide juzgar a los responsables y reparar el daño, y llevan a Cassie, como a otras mujeres fuera de esta ficción, a buscar justicia, no necesariamente con violencia, sino hablando de estos graves problemas como lo hace la peli. 

 

 

Vive en la costa y le gusta leer.