TELEVISIÓN

Empecé el psicoanálisis durante la pandemia. Desde ese momento, a razón de una sesión semanal online, hago una catábasis a las profundidades de mí mismo la cual no ha sido siempre agradable. Hurgar en la oscuridad propia, en el abismo que cada uno tiene en el alma y en el que muchas veces encondemos las miserias personales, es doloroso pero también liberador. A medio camino uno descubre que sólo se puede conocer lo que somos capaces de soportar; es decir, sacamos a la luz aquello que permanecía oculto pero solamente cuando estamos preparados para ello, cuando podemos hacernos cargo del dolor que supone pasarlo de un nivel inconsciente a uno consciente. Cuando no somos capaces de ello, nuestro inconsciente nos protege de nosotros mismos, manteniéndolo en la bruma, en la "neblina del ayer", como dijera el conocido bolero.

La serie de HBO, protagonizada por Mark Ruffalo, I Know This Much Is True  (Derek Cianfrance, 2020), la cual es durante muchos tramos un drama oscuro sobre la hermandad, la familia y los misterios de la mente, también es una bella postal sobre el psicoanálisis y sobre el valor de ir a sentarse en un diván —o frente a una pantalla en tiempos pandémicos— a hablar con un casi desconocido sobre nosotros mismos durante una hora cada semana. En sus sucintos siete capítulos, la serie nos cuenta la historia de Dominick, quien al mismo tiempo que tiene que lidiar con una tragedia personal: lucha por sacar a su hermano Thomas, quien padece de esquizofrenia, de una institución mental donde es víctima de abusos físicos y psicológicos. Ambos hermanos son interpretados con maestría por Ruffalo, es una de sus interpretaciones más impresionantes y sensibles en su ya de por sí brillante carrera actoral.

Sin embargo, lo que más me ha gustado son las secuencias en las que Dominick acude a una psicoanalista para hablar de su historia, para indagar en un pasado familiar que en un principio él cree que nada tiene que decirle sobre su vida en el presente. Poco a poco, a fuerza de verbalizar sus recuerdos y profundizar en un viejo diario que escribió un pariente suyo, Dominick va haciendo consciente aquello que permanecía oculto en lo profundo de su mente y su alma. Creo que la serie es muy efectiva al momento de transmitir el hecho de que contarnos nuestra propia historia es también un acto creativo, donde importa mucho más la narrativa que nos contamos que a veracidad de nuestras memorias. Crear es explorar en los símbolos personales, en las significaciones que vamos tejiendo a lo largo de los años de las cosas buenas y las cosas malas.

Al final de I Know This Much Is True uno siente que ha realizado un viaje junto a Dominick y Thomas; uno que no siempre fue feliz y luminoso, sino oscuro y tenebroso. Y es que justamente así debe sentirse el autodescubrimiento; uno debe ser capaz de tocar al dolor para superarlo. Personalmente he continuado las sesiones de psicoanálisis, a veces con la sensación de que tengo más dudas que certezas, pero también con la seguridad de que aquello que he sido capaz de traer a la luz desde las tinieblas, poco o mucho, es verdadero. 

La serie esta disponible en HBO Max.

Reseña
IKTM1.webp
I Know This Much Is True 

Año: 2020

Director: Derek Cianfrance

Guión: Derek Cianfrance y Anya Epstein.Basados en la novela “I Know This Much Is True” de Wally Lamb.

Elenco:Mark Ruffalo, Melissa Leo, John Procaccino, Rob Huebel, Michael Greyeyes, Gabe Fazio, Juliette Lewis, Kathryn Hahn, Rosie O'Donnell, Imogen Poots, Archie Panjabi, Philip Ettinger, Aisling Franciosi, Bruce Greenwood, Marcello Fonte y Harris Yulin. 

Fotografía: Jody Lee Lipes.

Transmisión inicial: HBO

10 de febrero de 2022

por Pablo Andrade

El autor forma parte del equipo editorial de CINEMATÓGRAFO.