Fotograma

LAS FASES DEL AMOR. PARTE I

 ANTES DEL AMANECER

por Pablo Andrade

31 de julio de 2020

Escribir en la cuarentena se ha convertido en una tarea complicada. A pesar de que al principio pensaba que tener más tiempo libre —sobre todo tiempo en casa— iba a ser benéfico para la creatividad la verdad es que ha resultado todo lo opuesto. Las tareas más inmediatas —como cocinar— cobran una relevancia insospechada. No me quejo, la verdad es que cocinar probablemente se convirtió en mi actividad "creativa" de la pandemia. Pero además, hay que limpiar y desinfectar la casa y asegurarse de otras cosas mundanas como sobrevivir. En fin, lo típico en este escenario de fin del mundo. Con todo, hubo una cosa que no se fue, sino que se potenció. Algo que supongo es normal dada mi tendencia a soñar despierto. Hablo de pensar en ti, como hago de cuando en cuando desde que te conozco. Sobre todo pienso en las particularidades de nuestra historia la cual ambos convenimos en calificar como "cinematográfica". No me extraña querida: las cosas buenas en la vida tienen la capacidad de ser contadas cinematográficamente. No es en vano aquella frase que dice que el cine es mejor que la vida.

 

No es la primera vez que pienso de manera cinematográfica esta historia nuestra. Para serte honesto últimamente has aparecido con especial fuerza durante el nuevo visionado que he hecho de una saga que me ha acompañado la mayor parte mis treinta años y a la cual le he conferido un valor especial por conformar, en gran medida, la visión que tengo de las relaciones de pareja. Quería escribir sobre ella desde hace un tiempo, pero nunca daba con un tono que me gustase. Ahora, en el contexto de la pandemia, la cual nos va a obligar a replantear más pronto que tarde la manera en cómo van a ser las relaciones románticas en el futuro inmediato, la importancia de estos filmes asoma nuevamente en la superficie. Hablo de la trilogía de Richard Linklater —de la cual sería justo calificar como cocreadores a Ethan Hawke y Julie Delpy— conocida popularmente como la trilogía Before, integrada por Antes del Amanecer (1995), Antes del Atardecer (2004) y Antes de la Medianoche (2013). 

Estas películas han sido tan sustanciales en mi vida como cinéfilo que conforme pasan los años les voy asignando nuevos significados de los cuales probablemente seas mi favorito en estos momentos. Debo decir que justo antes de escribir esto, en un esfuerzo por desbloquear mi capacidad de sentarme a trabajar, vi de nuevo la magnífica Antes del Amanecer, primera parte de la trilogía y que este año celebra su 25 aniversario, consagrándose como una de las mejores cintas del final del siglo pasado. Antes del Amanecer es la encantadora historia de dos jóvenes que se conocen en un tren que cruza Europa. El flechazo es inmediato: el amor surge apenas intercambian miradas; sin embargo, Céline (Julie Delpy) debe su viaje hasta París y Jesse (Ethan Hawke) tiene que bajar en Viena donde tomará un avión de regreso a Estados Unidos la mañana siguiente. Inesperadamente, Jesse le propone a Céline bajar con él en Viena dado que no tenía dinero para un hotel y pensaba pasar la noche paseando por las calles. Una única noche para su inesperada conexión, de esas que se tienen pocas veces en la vida; una noche para su amor y para tomar la decisión de si deben intercambiar direcciones y teléfonos —hay que tomar en cuenta que eran los años noventa y no existían las redes sociales ni  los celulares— o si a la mañana siguiente deben separarse para concretar un amor perfecto, ese que no desgaste por el tiempo ni la convivencia cotidiana.

 

 

Antes del amanecer es una profunda reflexión sobre el amor juvenil en la modernidad —ese que a ti y a mi nos toco conocer como “amor líquido” según Zygmunt Bauman. Pero Jesse y Céline son dos almas viejas que rehúyen a la idea de que el amor puede desvincularse del intercambio emocional y, a pesar de sus esfuerzos por vivir su romance bajo el sello de lo efímero, tan propio de la modernidad, acaban por construir una relación que se basa en la cada vez más extraña capacidad de establecer una verdadera conexión. Sobre esto, alguna vez escuché decir a Ethan Hawke que cuando le preguntó a Richard Linklater de qué se trataba en realidad esta cinta, donde la única acción son las intrincadas pláticas que sostienen dos veinteañeros en Viena durante una noche, éste contestó: “se trata sobre la conexión que podemos llegar a tener con otro ser humano, lo cual representa una de las mejores y más inesperadas aventuras que una persona puede tener en su vida”. Para mí, lo realmente romántico en esta idea de la conexión es que es hermosamente misteriosa ¿Por qué conectamos con algunas personas en nuestra vida de manera tan inexplicable, qué fuerza lleva a dos seres humanos a quererse sin importar nada, a pesar de cualquier circunstancia o adversidad? No creo que alguien pueda contestarlo, ni siquiera nosotros podemos explicar a ciencia cierta nuestra conexión y sus particulares circunstancias. 

Así pues, te puedo decir que vi nuestra historia en Antes del Amanecer; que te vi de manera clara en la joven Celine y yo, con mucho más esfuerzo, me proyecté en el gallardo Jesse. Por supuesto que ya no tenemos 23 años y la edad nos ha dado cierta experiencia que tal vez nos hace parecernos más a los personajes de la segunda parte: Antes del Atardecer. Pero de una manera, tal vez sobradamente cursi, para mí Antes del Amanecer es un meta-relato de una versión más joven de nosotros; una adorable película que me permite imaginar cómo hubieran sido nuestras pláticas si nos hubiéramos conocido hace unos siete u ocho años, o si hubiésemos viajado juntos a Europa. Creo que ahí reside el éxito de la película: en hablar sobre esa gran aventura que significa enamorarse de alguien —una con la que podemos identificarnos todos—; y, sobre todo, que nos recuerda que el amor puede ser esta historia épica, pero agridulce, en la cual no siempre terminamos al lado de la persona que queremos. 

Pero el final de Antes del Amanecer más que agridulce es esperanzador. La puerta del destino no está cerrada para estos dos jóvenes amantes que están destinados a encontrarse nuevamente y a forjar una historia que debe ser una de las más grandes sagas románticas de la historia del cine. Pero la historia de Antes del Atardecer Antes de la Medianoche son tema para próximas entregas de este confesionario amoroso. En cuanto a nosotros, espero que esa esperanza del final de Antes del Amanecer nos acompañe por el tiempo necesario pare descifrar hacia donde se dirige nuestra historia. Say goodbye, au revoir, later. Nos encontraremos de nuevo Antes del Atardecer.  

El autor forma parte del equipo editorial de CINEMATÓGRAFO.

  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • Instagram - Black Circle

Puede suspender la suscripción en cualquier momento en contacto@cinematografo.mx

 

Con excepción de los escritos del equipo editorial, las opiniones en los textos son responsabilidad de los autores y no representan el punto de vista de CINEMATÓGRAFO.

CINEMATÓGRAFO. 2017-2020.

Este sitio fue elaborado de acuerdo con las disposiciones del Art. 148, fracción III, de la Ley Federal del Derecho de Autor de los Estados Unidos Mexicanos. Sin embargo, si usted considera que su trabajo está protegido por derechos de autor y es accesible en este sitio, y constituye una violación a las disposiciones legales o a sus derechos, notifíquenos y lo retiraremos a la brevedad. Puede escribirnos por correo electrónico a contacto@cinematografo.mx o en nuestras redes sociales, por mensaje directo, vía Facebook, Twitter e Instagram.